Conservación de los buitres

Conservación de los buitres

En tiempos cuando manadas de ungulados atravesaban Europa y predadores - como el lobo y el oso – existían con frecuencia, quedaba mucha carroña en el campo . Muchos animales se han ido especializando en alimentación carroñera. Comían los cadáveres hasta el último hueso, así ayudaban a evitar que se extendiesen enfermedades y epidemias. Los buitres pertenecen a esta especie de necrófagas.

Hoy día es difícil para los buitres - especializados en carroña -  encontrar su alimento. Normalmente, hay que desechar “profesionalmente” el ganado muerto. Además, en muchos lugares, estas aves son o envenenados o fusilados.

En la Dehesa San Francisco, existe un muladar autorizado con registro SANDACH, porque queremos ayudar a los buitres.

Las dos especies de buitres que viven en nuestra región, el buitre leonado y el buitre negro, han descubierto muy rápidamente el suministro regular de alimento y acuden numerosamente. A veces, cientos de buitres leonados y sobre una docena de los raros buitres negros visitan nuestro muladar. Además, los milanos reales invernantes, el águila real y una gran cantidad de cuervos se alimentan de la fuente de carroña.

Por cierto, no hay que preocuparse de nuestro ganado: los buitres son exclusivamente carroñeros. Parece que nuestras ovejas lo saben y se lo toman con calma – muchas veces, el rebaño está descansando con tranquilidad con cientos de buitres volando encima de ellas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de la navegación de los usuarios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Cargando...